Ansu Fati estará cuatro meses de baja tras pasar por el quirófano

El joven extremo del Barcelona, de 18 años, ha sido intervenido con éxito de su lesión en el menisco de la rodilla izquierda.

Le dolía bastante, pero Ansu Fati (Guinea-Bisáu; 18 años) decidió que podía seguir sobre el césped, al menos un cuarto de hora más hasta que llegara el entreacto del duelo ante el Betis. Entonces, advirtió a Koeman y a los galenos del Barça que no podía, afligido por la entrada que recibió de Mandi por detrás que si bien supuso un penalti para el Barcelona también el principio de su agonía. Así, el extremo se quedó en la caseta, pasó por la ducha y después por la máquina de resonancia magnética que tiene el club en las instalaciones del Camp Nou. El diagnóstico: menisco interior de la rodilla izquierda roto. Ahora, una vez intervenido este lunes al mediodía, sabe que el tiempo de baja será de cuatro meses.

Preocupados porque el menisco no estaba roto del todo, sino que estaba desgarrado y tenía una rotura parcial, Ansu y su familia acordaron con los médicos del Barcelona acudir al especialista Ramon Cugat, que es quien le ha intervenido quirúrgicamente en la clínica Quirón. El extremo llegó al recinto con muletas y con una prótesis inmovilizadora, acompañado de sus familiares y ataviado con una sudadera con capucha. Poco después, se decidió suturar y no extraer el menisco porque el extremo es muy joven y porque su recuperación se presupone que será buena y rápida, siempre cumpliendo plazos. Así, estará un par de meses inactivo -porque la sutura necesita un proceso fisiológico de recuperación para que cierre bien-, después tendrá que esforzarse en recuperar toda la movilidad de la articulación y pasará a correr. Luego, hará mucho trabajo de isométricos y trabajará en la piscina para acabar en el campo de arena y tocar balón. “Fue duro, pero sabe que volverá y está animado”, señalan desde el entorno del futbolista.

En el Barça le aguardan con los brazos abiertos, futbolista versátil como pocos que estaba firmando un arranque de temporada espectacular, ya con cinco goles y cuatro asistencias, capaz de romper todos los registros de precocidad porque por algo es el más joven en marcar con la camiseta del Barça y de la selección española, también en la Champions League. Ahora estará unos cuatro meses parado y jugadores como Dembélé, Pedri, Coutinho y Trincão deben asumir la responsabilidad del gol, siempre guiados por Messi y se espera que con la ayuda de Griezmann, un tanto encasquillado en el remate. El técnico Ronald Koeman, por su parte, aspira en el mercado invernal a un delantero centro como Memphis Depay (Olympique Lyon), por más que sabe que el Barça debe vender para poder comprar. Ansu lo verá desde el gimnasio y posiblemente también los octavos de final de la Champions, además de un buen pedazo de la Liga. Pero volverá.