Caninos robóticos: una apuesta por las nuevas tecnologías

La inteligencia artificial ha permitido que desarrolladores científicos y tecnológicos propongan un nuevo tipo robot en forma de perro.

Hace muchos años, la idea de un robot asistente parecía una situación muy lejana. No obstante, en 2020, desarrolladores tecnológicos han demostrado una nueva manera de asistir al humano con canes robóticos, a través de la tecnología artificial.

Prueba de ello ha sido el trabajo de la empresa de ingeniería Boston Dynamics que, por más de dos décadas, ha creado robots con forma humanoide y que el año pasado presentó un androide que se asemeja a un perro, mismo que lleva por nombre Spot y fue pensado para que empresas tecnológicas lo adquirieran.

Definido como un robot “que se desplaza con una movilidad sin precedentes” y pensado para la inspección de rutina y captura de datos de manera “segura, precisa y frecuente”.

La maquinaria supuso un punto de inflexión para la industria tecnológica, pues los canes han sido adquiridos en compañías de distintos puntos del mundo como Ucrania, España o Estados Unidos.

Esta hazaña también motivó a integrantes de la empresa mexicana de Tecnologías de la Información, KIO Networks, quienes recientemente presentaron a Server y Os, entendidos como “los primeros robots en Latinoamérica”.

De acuerdo con Bernardo González, Director de Capital Humano e Innovación de la compañía, los androides fueron implementados para custodiar un centro de datos, en el que ambos ejemplares realizan labores de inspección y monitoreo de la estructura tecnológica.

Los robots, de tipo industrial, tienen la capacidad de cargar hasta 14 kilogramos, así como se vale de cinco cámaras para otorgarle una visión de 360 grados. Estos son manejados a partir de machine learning (o aprendizaje automático) una rama de la inteligencia artificial.

Los robots llevan el nombre Server y OS, como un homenaje a dos conceptos fundamentales en el mundo de la tecnología (Servidor y Sistema operativo). (Foto Cortesía KIO Networks)

De igual manera, los androides pueden desplazarse en distintos terrenos gracias a servomecanismos presentes en cada una de las patas, que posibilitan una sincronización con los motores.

En cuanto a su comercialización, de momento se planea utilizar los robots dentro de la industria, donde hay un “mayor aceleramiento”, según apunta González.

Inteligencia tecnológica
Bernardo, también especialista en Sistemas de Computación, Tecnología e Innovación, explica que la inteligencia artificial se centra en aspectos de carácter cognitivo “que requieren un análisis de la información y correlación” en niveles sofisticados.

Esta rama tecnológica se basa en un análisis de información de altos volúmenes. Además, posibilita que los sistemas reconozcan imágenes que pueden ser tanto estáticas como con movimiento y sonidos.

“Para ponerlo en términos coloquiales, es todo lo que hasta hace unos 10 años no podían hacer las computadoras”, expresa González.

El especialista explica que fue hacia mediados de la década de 1950 que se creó el primer grupo de inteligencia artificial, integrado por matemáticos y científicos. Sin embargo, las capacidades de procesamiento electrónico no eran suficientes, ya que no existían sistemas de hardware o software.

No fue hasta finales de la década de 1990 que los científicos empezaron a retomar aquellos conceptos. Al lado de la implosión de Internet, los expertos desarrollaron algoritmos con los que se pudo interpretar capacidades cognitivas, delegadas inicialmente a humanos.

Un gran ejemplo de inteligencia artificial fue la histórica derrota que una computadora de IBM logró frente al maestro de ajedrez Garry Kaspárov en 1997, gracias a la implementación y procesamiento de data. A consideración de Bernardo González, hitos como ese han tomado cada vez más relevancia y se toman con mayor madurez dentro del mundo de la tecnología.

En paralelo, esta postura coincide con los logros presentados durante los últimos meses desde la inteligencia artificial en empresas como Boston Dynamics o KIO Networks.