Edward Cullen, el vampiro que sedujo a feministas

Muchas mujeres tuvieron su primera relación tóxica con el protagonista de “Crepúsculo”; el personaje regresa en una nueva novela que su autora, Stephenie Meyer, considera que debe ser vista como mera ficción

Si eres mujer, occidental y pasaste tu adolescencia en 2008, probablemente hayas escuchando el nombre de Bella Swan. Si no, probablemente estés mintiendo.

Quizá hoy es un gusto culposo, pero la protagonista de la saga de “Crepúsculo” fue el referente de miles de jóvenes que, a 15 años de la primera novela, crearon toda una legión que se identificó de algún modo con el personaje femenino.

Las críticas sobre la pasividad de este personaje siempre han sido visibles, pero hoy en día, cuando el feminismo ha tomado fuerza renovada, que incluye las calles y miles de protestas sobre abusos, como el movimiento #MeToo, la historia puede leerse escandalosa.

La saga de Stephenie Meyer cuenta la historia de Bella Swan, una adolescente que se muda con su padre a un pueblo desconocido lleno vampiros y hombres lobo. Ahí, tiene una relación complicada con Edward Cullen, el único vampiro soltero, quien la manipula siendo evasivo y controlador.

La periodista Hannah-Rose Yee, del medio británico Stylish, hizo una crítica retrospectiva hace un año en la que destacó la violencia del personaje masculino: “Edward posee los 15 signos de una relación abusiva (descritos por National Domestic Violence Hotline en Estados Unidos), desde amenazar con suicidarse si él y Bella no pueden estar juntos, hasta aislarla de sus amigos y familiares”.

¿Qué tiene en la cabeza?
Este año, Meyer decidió lanzar una nueva entrega, a 12 años de la última.

Sol de medianoche, publicada en español bajo el sello Alfaguara, muestra la historia de “Crepúsculo” pero desde el punto de vista de Edward, algo que muchas mujeres pedían, al hacer un símil entre el vampiro y sus pares masculinos en la vida real. La creadora de la saga entiende el dilema, pero lamenta decepcionar…

“Como mujer que escribe desde una perspectiva masculina y no humana, no estoy segura de cuánto tengo que ofrecer sobre universo humano masculino. Sólo puedo mostrarles cómo luce una fantasía femenina. Y Edward es fantasía, es ficción. Me gustaría que fuera de otra manera”, dice Meyer en entrevista con EL UNIVERSAL.

“Dos cosas no pueden cambiar: la trama de ‘Crepúsculo y quién es Edward como personaje. Con esas dos cosas siendo permanentes, la historia nunca podría alejarse de cómo comenzó. La historia todavía se desarrolla en 2005, por lo que no hubo ‘nuevos tiempos’ a los que adaptarse”.

Muchas de las adolescentes que crecieron con “Crepúsculo” hoy son mujeres abiertamente feministas y en distintas corrientes. Meyer siempre se ha considerado una de ellas.

“Siempre seré feminista. No me puedo imaginar no creer en la igualdad de los sexos, no creer que las mujeres son seres humanos plenos que deberían tener las mismas oportunidades y derechos que los hombres”, asegura.

La escritora Natalie Wilson, entre otras, la han criticado por hacer su propia definición de feminismo. Meyer aboga por lo que hoy podría entenderse como sororidad, es decir, que las mujeres se apoyen y dejen de lado las críticas destructivas.

“Esto es tan increíblemente obvio que no puedo entender a las personas que no se identifican como feministas. Me siento orgullosa de mi éxito y apoyo a todas las demás mujeres en sus intentos de triunfar”, dice.

12 años sin ver la luz
Sol de medianoche se gestó en 2008, pero una filtración detuvo a Meyer, quien considera que en realidad nunca dejó el proyecto, sino que lo postergó: “Solo tomó mucho, mucho tiempo escribir. Fue la experiencia de escritura más difícil que he tenido. Pero me alegro de haber podido finalmente superar todos los frustrantes obstáculos y llevarlos a los lectores. Fue la experiencia de escritura más difícil que he tenido”, reconoce.

Originalmente, cuenta, su intención no era escribir desde el punto de vista de Edward, sino desde una visión externa. “Se me había ocurrido que el primer día de clases de Bella era mucho más interesante desde la perspectiva de los vampiros, y quería ver cómo se sentiría ese día si el narrador no fuera humano. Solo quería escribir el primer capítulo, pero me dejé atrapar. A medida que han pasado los años, no ha sido difícil mantener la coherencia en la escritura”.

La autora reconoce que el paso de tiempo en el poblado imaginario de Forks, en donde habitan sus personajes, es muy distinto al de la vida real, lo que hace imposible una adaptación fílmica con los mismos actores.

“Mis personajes no están envejeciendo; los actores humanos sí. Kristen (Stewart) y Rob (Pattinson) están en los 30; Bella y Edward siempre tendrán 17 y 19 años. No estoy segura de querer hacer una versión cinematográfica de Sol de medianoche. Tendría que estar convencida de que se puede hacer bien. Mostrar una historia visual desde la perspectiva del vampiro que lee la mente es una tarea mucho más difícil que lo que hicimos con las películas de ‘Crepúsculo’”.

Lo irónico, luego de una espera larga, es que haya tenido que lanzar su libro en medio del confinamiento por el Covid-19, pero Meyer confía en que su historia ayude a sobrellevar el momento: “Una de las partes más tristes de publicar un libro durante una pandemia es que realmente no pude tener mucha interacción con los lectores. Algunas personas me hicieron saber que estaban muy ansiosas por leer cosas nuevas, así que espero que este libro les sirva de ayuda durante unos días”.

Sol de medianoche está disponible en español de manera digital y será lanzado en forma física a finales de octubre.

Dato
Toda una legión. Stephenie Meyer fue referente a finales de la primera década del 2000 por sus novelas.

*Nació en Connecticut el 24 de diciembre de 1973. Es escritora y productora de cine.

  • Conoció a Christian Meyer cuando tenía cuatro años y se casaron en 1994. Tienen tres hijos.
  • El diario USA Today la nombró Autora del Año en 2008 y MSN una de las mujeres más influyentes.
  • La escritora fue elegida como una de las autoras más prometedoras de 2005 Publisher’s Weekly.

Frase
“No puedo entender a las personas que no se identifican como feministas. Me siento orgullosa de mi éxito y apoyo a todas las demás mujeres”, Stephenie Meyer, Escritora.