Heat de Miami derrota a Lakers y pone la serie 2-1

Jimmy Butler, con 40 puntos y un triple doble, eclipsa a LeBron y levanta a Miami.

La memorable actuación de Jimmy Butler reanimó una final de la NBA que llevaba camino de convertirse en un paseo para los Lakers. Los Heat, con 2-0 en contra y en una situación muy precaria porque comparecían en el tercer partido con las bajas de dos jugadores clave como son el base Goran Dragic y el pívot Bam Adebayo, logaron vencer (115-104), evitaron la losa que hubiera supuesto el 3-0 y recuperaron la moral y las posibilidades con el 2-1.

El triple doble de Butler, con 38 puntos, 40 puntos, 11 rebotes y 13 asistencias, obliga a remontarse a las épocas de Michael Jordan. Nadie desde entonces conseguía semejantes cifras en unas finales. Butler, un jugador discutido porque no acabó de erigirse en la súper estrella que se esperaba en sus etapas con los Bulls, con Minnesota y con los Sixers, parece haber encontrado en Miami el hábitat que necesitaba para rendir al nivel de los elegidos.

El escolta de 31 años, que ejerce de base en los dos últimos partidos debido a la baja de Dragic, tomó las riendas y asumió el protagonismo. Sólo falló cuatro de los 20 tiros de campo que realizó y añadió 12 aciertos en los 14 tiros libres que lanzó. Es el tercer jugador en la historia que consigue un triple doble con 40 puntos. Los dos anteriores fueron LeBron James en 2015 y Jerry West en 1969. Butler, además, dirigió a su equipo y se emparejó la mayor parte del encuentro con LeBron James. La estrella de los Lakers se vio superada y acabó cometiendo errores ante el pegajoso marcaje de Butler. LeBron sumó ocho pérdidas de balón. Sus números, aun así, fueron buenos con 25 puntos, 10 rebotes y 8 asistencias. Pero no se encontró cómodo y fue desbordado a menudo por Butler en el último cuarto.

Los Heat acertaron en el tercer partido con una defensa muy agresiva y dinámica que forzó constantes errores en los Lakers, que perdieron nueve balones en los ocho primeros minutos y acumularon una desventaja de 13 puntos (22-9). Pero se recuperaron y en un abrir y cerrar de ojos empataron a 26. Los Heat volvieron a abrir una brecha de 14 puntos (68-54) gracias a un parcial de 10-0 para abrir el tercer cuarto, con Crowder, Robinson, Olynyk y Herro siguiendo la senda de Butler.

Lo mejor estaba por llegar. Butler apretó el acelerador en los minutos finales, siempre mejor que LeBron en su duelo directo. La figura de los Lakers cometió pasos dos veces seguidas, siempre acosado por la defensa de Butler, sobre el que cometió también una falta que acabó de sacarle de quicio. Después de dos triples de Morris y una acción de Rondo, los Lakes se adelantaron en el marcador (89-91), pero el acelerón de Butler y de los Heat en los últimos minutos marcó la diferencia, 112-102, a un minuto para la conclusión. Los Heat devolvieron la emoción y la incerteza de una final en que daba la sensación de que iban a ser barridos.

LeBron supera una marca de Stockton
LeBron no pudo conmemorar como hubiera deseado algunas de las marcas que bate día sí y día también dada su longeva y triunfal carrera. El máximo anotador en la historia de los playoffs se situó en el segundo lugar del total de asistencias. Con las ocho que sumó totaliza 1.846 y superó las 1.839 que situaban a John Stockton en el segundo puesto. El único que ha obtenido más asistencias que LeBron en la historia de los playoffs es Magic Johnson, con 2.346.