Ingeniero del MAG y médico que laboró en el hospital Militar entre las víctimas de la masacre en Ayutuxtepeque

Las víctimas son padres y su hijo, en el mismo hecho fueron asesinadas la madre del ingeniero y su compañera de vida.

El director nacional de Agricultura y Ganadería, Oscar Eduardo Mejía, de 65 años y su hijo un médico que trabajó en el hospital Militar de nombre Oscar José Mejía, de 36, fueron asesinados la madrugada de este jueves en su propia casa en la colonia Scandia, municipio de Ayutuxtepeque.

Junto a ellos también fueron encontradas sin vida Berta María Mejía, de 97 años, quien era madre y abuela de las primeras dos víctimas, asimismo, Julia Santos pareja del ingeniero del MAG.

Según fuentes policiales, todos los integrantes de esta misma familia fueron asesinados con arma blanca. Una persona ha sido retenida en vías de investigación por la Policía Nacional Civil (PNC), aseguró la mañana de este jueves el director de esa institución comisionado Mauricio Arriaza Chicas quien se presentó a la escena del múltiple crimen.

«Las patrullas especiales de la Sección Táctica Operativa (STO) al rastrear la zona y lograron identificar el lugar ingresaron y lamentablemente encontraron cuatro personas que han sido asesinadas con arma blanca», dijo el jefe policial.

Detalló que el sospechoso fue ubicado a unos 100 metros de donde está la vivienda en la que sucedió la masacre.

«Como resultado de los actos iniciales de investigación hemos retenido a una persona en vías de investigación en la cual hay diferentes indicios, a esta persona se le ha incautado diferentes indicios que van hacer agregados a los actos de investigación. Consideramos que hay bastante elementos en este momento que la Policía va a fijar y las va a poner a disposición de la Fiscalía General de la República», comentó Arriaza Chicas.

Fuentes cercanas a las víctimas explicaron que una empleada dio aviso a las autoridades tras ingresar a la vivienda y encontrar los cadáveres.

Por el momento la Policía no ha determinado posibles móviles en este hecho sangriento. De forma preliminar el jefe policial indicó que podría tratarse de un ataque relacionado a una rencilla familiar.

«Lo que más nos acerca en este momento es rencilla entre la familia por un sospechoso que tenemos, pero eso se va a determinar en la investigación no se pueden afirmar teorías que en este momento son preliminares», aclaró.

La mascota de la familia, un perro de nombre Zeuz, fue encontrado con vida en la vivienda donde estaban las cuatro víctimas.

Al lugar se presentaron familiares de las víctimas quienes se mostraron consternados por lo ocurrido. Esperan que las autoridades puedan esclarecer este hecho violento.

Fuente: Diario El Salvador