John Travolta vuelve a estar de luto; ahora muere su sobrino

Sam Travolta, hijo del hermano mayor de John Travolta falleció el 23 de septiembre pero hasta ahora se dio a conocer su deceso

John Travolta vuelve a estar de luto, luego de que en julio de este año falleciera su esposa, Kelly Preston. Y es que según el periódico The Sun, falleció su sobrino, Sam Travolta.

La publicación dice que el sobrino de John Travolta perdió la vida a los 52 años el 23 de septiembre en su casa ubicada en in Mount Horeb, Wisconsin, y que la noticia de su muerte se dio a conocer a través de un obituario que se publicó en línea en esa fecha.

Hasta el momento se desconocen las causas de su muerte, además de que John Travolta no se ha pronunciado al respecto.

Sam Travolta era hijo de Sam Travolta Sr., el hermano mayor de John Travolta y como su tío, nació en Englewood, Nueva Jersey, de acuerdo con The Sun , Sam se dedicaba al cine.

“Lo extrañaremos mucho, pero siempre estará con nosotros. Me enteré (de su muerte) a través de amigos de la escuela que se comunicaron conmigo para darme la noticia. La pasamos muy bien cuando estábamos juntos en la escuela”.

“Sam estaba definitivamente orgulloso de estar relacionado con John Travolta. Era feliz, afortunado y un buen amigo, y tenía muy buen humor”, dijo al diario Nick Mavrostomos, uno de sus amigos de la escuela.

Al parecer, John Travolta se preocupaba mucho por él y lo ayudaba económicamente. The Sun asegura que el actor le daba mil 800 dólares al mes (unos 39 mil 600 pesos), que Sam agradecía enormemente, según declaró a The National Enquirer en 2015.

“Soy un guionista con dificultades, que vive en un pequeño departamento de una habitación, así que el dinero de John ayuda”, aseguró.

En esa entrevista, Sam Travolta habló de lo difícil que fue para él salirse de la Iglesia de la Cienciología, a la que su tío pertenece desde los años 70. Antes de decidir abandonar dicha religión, Sam tuvo un intento de suicidio además de que pasó 28 días en una institución mental.

“La Cienciología casi me mata. Es una guerra psicológica y, después de un tiempo, te afecta. Las cosas se pusieron tan mal que traté de saltar de un puente en Los Ángeles en 2007, tratando de suicidarme”, reveló a The National Enquirer.