Las ondas electromagnéticas que calientan la comida

El horno de microondas transforma la energía eléctrica en vibraciones moleculares y así calienta los alimentos. Este es un ejemplo más de tecnología al servicio de la humanidad fundamentado en ciencia pura.

la hora del almuerzo en el trabajo. Aquellos que llevan su comida en recipientes se dirigen inevitablemente a un único lugar para utilizar el artefacto que calienta los alimentos: el horno de microondas.

Funciona casi como si fuera magia: no hay ninguna llama de gas, ni resistencia eléctrica que se ponga al rojo vivo. Sin embargo, después de un minuto uno puede calentar una taza de agua a la temperatura ideal para hacer un té.

El secreto del microondas (como se le llama habitualmente) está precisamente en su nombre: usa ondas electromagnéticas para transferir energía térmica directamente a las moléculas de la comida y así incrementar su temperatura.

El término “microonda” es la palabra que designa el rango de frecuencia o longitud de onda que se usa en dicho aparato. En un horno de uso residencial la longitud de onda es de unos 12 centímetros.

Esto se puede verificar muy fácilmente al colocar una barra grande de chocolate en el horno, quitando el plato giratorio para que quede inmóvil. Por la naturaleza ondulatoria de la onda electromagnética hay regiones donde la intensidad es máxima y otras donde es mínima. Después de unos segundos, el chocolate se derrite en los lugares de máxima intensidad. La distancia entre las partes derretidas es la mitad de la longitud de onda, es decir, 6 centímetros.

¿Cómo se transfiere calor con microondas?
El principio de funcionamiento involucra conceptos fundamentales de la física. Las microondas consisten esencialmente en un fuerte campo eléctrico. Los campos eléctricos ejercen una fuerza sobre las cargas eléctricas. Toda la materia está hecha de átomos y obviamente los alimentos que ingerimos son materia.

El campo eléctrico de las microondas interacciona más fuertemente con moléculas polares, como la de agua, y tiene el efecto de hacerlas girar como si fueran trompos. Cuanto esto sucede las moléculas chocan entre sí transfiriendo el movimiento, por choques y vibración a todos los átomos de la comida. Ese movimiento vibratorio es lo que percibimos como un aumento de temperatura. Esta es la razón por la cual el microondas es más efectivo si la comida está húmeda, ya que las moléculas de agua absorben mejor la energía de las microondas.

El horno de microondas es un aparato derivado de la investigación científica que propició la invención del radar, durante la segunda guerra mundial. Su funcionamiento se basa en la teoría atómica de la materia y en las interacciones con los campos electromagnéticos. Es un ejemplo más de tecnología al servicio de la humanidad fundamentado en ciencia pura.