Los naipes y el azar

¿Cómo hay que barajar las cartas para conseguir una distribución aleatoria?

Si, jugando una partida de póquer, el que da las cartas, tras recogerlas de la mesa las mezclara una sola vez, lo consideraríamos insuficiente, pues en la mano anterior los jugadores las agruparon por valores o palos, y una sola mezcla no es suficiente para abolir ese orden; pero si las mezclara veinte veces, lo consideraríamos excesivo. ¿Cuál es el número mínimo de mezclas que garantiza una distribución aleatoria de los naipes en el seno de la baraja?

El matemático y matemago Persi Diaconis, nuestro invitado de la semana pasada al hablar de la moneda como dado binario, llegó a la conclusión de que son necesarias y suficiente 6 o 7 mezclas para devolver la aleatoriedad a una baraja ordenada, lo que, por cierto, llevó a modificar las normas de algunos casinos, en los que se consideraba suficiente mezclar las cartas 4 veces.