Maradona es operado con éxito de un hematoma en el cerebro

El exfutbolista fue ingresado el lunes en una clínica tras empeorar su estado de salud

Diego Maradona ha sido operado este martes con éxito por un hematoma en el cerebro. “La operación salió bien y Maradona se despertó bien y ya está en su habitación de terapia, con todos los parámetros correctos. Tiene un pequeño drenaje que se le retirará mañana”, ha dicho Leopoldo Luque, médico personal del exfutbolista, según han confirmado los medios locales. El ídolo, que permanece internado desde el lunes, debió ser intervenido de urgencia después de que una tomografía realizada pocas horas antes, el mismo martes al mediodía, revelara un edema en su cerebro.

“La cirugía la hicimos con un equipo de varios neurocirujanos de renombre. Duró una hora y veinte minutos y se pudo evacuar el hematoma crónico de manera exitosa. Diego lo toleró muy bien y está despierto”, confirmó Luque poco antes de la medianoche del martes, a la salida de la clínica Olivos, al norte de la periferia de Buenos Aires.

Maradona, que el viernes pasado cumplió 60 años y mostró una imagen de notoria debilidad física, al punto que necesitó ayuda para caminar, había sido internado el lunes por la tarde por “una recaída anímica”, según contó Luque. Sin embargo, los resultados de la tomografía realizada este martes al mediodía en una clínica de La Plata, 60 kilómetros al norte de Buenos Aires, cambiaron el panorama de manera drástica.

“Está todo muy bien. Se trataba de una cirugía que no es de alta complejidad pero no dejaba de ser una neurocirugía. Diego tiene un drenaje que se lo vamos a retirar mañana (miércoles), pero está controlado”, aseguró Luque, que al finalizar su comparecencia ante la prensa fue abrazado efusivamente por integrantes de la Iglesia Maradoniana, quienes cantaron de alegría al enterarse del resultado exitoso.

El nuevo parte médico parece ponerle un dique a las noticias más preocupantes alrededor de la salud del actual técnico de Gimnasia, en una notable escalada de deterioro en la última semana. En pocos días su entorno pasó de admitir un “bajón anímico” en las horas previas a su cumpleaños a revelar la presencia de un hematoma subdural.

Consultado sobre los pasos a seguir desde ahora, Luque se mostró optimista y habló de “observación”. “Vamos a ver la evolución, el día a día, pero por lo pronto el comienzo fue muy bueno, un paso muy grande. El hematoma se evacuó muy bien”, dijo el médico.

Pocas horas antes, en la tarde del martes, Luque había tenido que enfrentar un momento de zozobra cuando los periodistas le preguntaron por qué el panorama había cambiado con tanto dramatismo en las últimas 24 horas. Sin embargo el médico, que había hablado de una “deshidratación y un poco de anemia” el lunes por la noche —y que incluso se había mostrado optimista en la opción de que Maradona dejaría la clínica en dos días—, negó que la salud de su paciente más famoso se hubiese deteriorado con prisa.

“No cambió el panorama, Diego sigue igual, con la misma condición clínica, pero con una causa más concreta”, se defendió Luque. “¿Si el hematoma [en la cabeza] se debe a una caída al piso? Yo le pregunté y él no lo recuerda. Los pacientes que suelen tener este tipo de intervenciones no lo recuerdan”.

Aniversario accidentado
Maradona cumplió 60 años el viernes pasado y mostró una versión muy lejana de sus días de gloria. El técnico de Gimnasia llegó al campo de juego antes del partido de su equipo ante Patronato con la ayuda de dos autoridades del club: no podía caminar por su cuenta. Un auxiliar hasta le quitó la mascarilla mientras hablaba para facilitar la comprensión de lo que decía. Incluso después de haber recibido dos placas conmemorativas por su cumpleaños, el campeón del mundo en 1986 abandonó el campo a los dos minutos de partido y volvió a recluirse en su casa. Esa fue su última aparición pública.

Fuentes cercanas a Maradona hablaron de una depresión potenciada por el encierro forzado por el coronavirus. Sus facultades para hablar también están disminuidas. El rey de las grandes frases hace varias semanas que se comunica públicamente a través de escritos en redes sociales.

La nueva intervención quirúrgica se suma a un largo historial clínico, y no solo por las lesiones físicas que sufrió durante su época de jugador. Maradona estuvo internado varias veces en su vida, en especial en los años siguientes a su retirada como futbolista, cuando sucumbía ante su adicción a la cocaína. En 2005, con un notable exceso de peso, se sometió a un bypass gástrico en Colombia. En algunas de esas operaciones, debatiéndose entre la vida y la muerte, los hinchas argentinos pernoctaron frente a los hospitales de Buenos Aires.

Una nueva movilización de fanáticos se concentró este martes por la noche frente a la clínica Olivos, pero la zozobra apenas duró un par de horas, suficientes para que los fieles de la Iglesia Maradoniana se fueran cantando “Hay que alentar a Maradooo”. Una vez más, su ídolo había eludido una difícil.