Messi arranca con gol el camino a su quinto Mundial

Argentina derrota por la mínima a Ecuador después de casi un año sin jugar. Uruguay vence a Chile con un tanto de Luis Suárez, mientras que Paraguay y Perú se reparten los puntos.

Lionel Messi comenzó el camino hacia un nuevo récord en su carrera, convertirse en el único futbolista argentino en jugar cinco Mundiales, con un triunfo que solo podía llegar a través de un penalti. Una falta convertida por la estrella del Barcelona sentenció el desteñido 1-0 con el que la albiceste venció a Ecuador este jueves en Buenos Aires en la primera jornada de las eliminatorias sudamericanas para Catar 2022.

En los otros dos partidos que abrieron la clasificación de la Conmebol para la próxima Copa del Mundo, Uruguay consiguió un agónico y polémico triunfo 2-1 ante Chile en Montevideo, mientras que Paraguay y Perú empataron 2-2 en Asunción. De los 10 países participantes, los cuatro primeros clasificarán de manera directa y el quinto jugará una repesca intercontinental.

Un año después
En una Bombonera sin público, pero con los parlantes encendidos para que los jugadores escucharan las canciones grabadas de la hinchada argentina, el equipo de Lionel Scaloni encontró un regalo al comienzo de la noche y pareció destrabar muy pronto el cerrojo que amenazaba plantearle la defensa ecuatoriana.

A los 12 minutos, el defensor del Villarreal Pervis Estupiñán cometió un innecesario penal sobre el mediocampista del Sevilla Lucas Ocampos, que Messi cambió por gol a pesar del esfuerzo del arquero ecuatoriano, Alexander Domínguez. Fue el primer gol oficial del genio en la Bombonera y ningún hincha podrá jactarse de haber sido testigo.

Se suponía que sería el comienzo de un partido de placer para el local, pero tampoco en ventaja pudo deshacerse de la telaraña diseñada por el entrenador argentino debutante en Ecuador, Gustavo Alfaro. Como el resto de las selecciones sudamericanas, Argentina mostró la falta de fluidez esperable para una selección que no jugaba hacía casi un año.

Su último partido, previo a la pandemia, había sido el 18 de noviembre de 2019, un desierto de 11 meses sin actividad que la Albiceleste no atravesaba desde hacía 66 años, cuando permaneció 16 meses sin jugar entre julio de 1953 y noviembre de 1954.

Siempre dependiente de Messi, que tampoco tuvo demasiada participación, Argentina apenas generó un par de ráfagas eléctricas con Ocampos, a quien no le pesó el debut en las eliminatorias, al punto que cometió la osadía de pedirle a Messi que le dejara ejecutar el penal. El jugador del Sevilla se estrenó en la clasificación sudamericana como la mayoría de sus compañeros, la nueva cara de una Argentina que acentuó la transformación que ya había dejado entrever en la Copa América 2019.

Por primera vez después de nueve años y 32 partidos, Sergio Romero no fue el arquero argentino en las eliminatorias: lo reemplazó Franco Armani, el habitual guardián de River. También Gonzalo Montiel, Lucas Martínez Quarta, Nicolás Tagliafico, Rodrigo De Paul y Lautaro Martínez, entre los titulares, debutaron en esta instancia.

Aunque Ecuador siempre estuvo lejos del empate, Argentina perdió la pelota en el segundo tiempo y mostró una imagen imprecisa, mejor en la cosecha de puntos que en la generación de juego. En el contexto de un equipo sin fluidez, Messi sufrió la desconexión con el resto de sus compañeros pero al menos debutó con un triunfo en busca de alcanzar su quinto Mundial, una marca con la que superaría a Diego Maradona y Javier Mascherano, presentes –como él– en cuatro Copas del Mundo.

“Era importante empezar ganando, sabemos lo que son las eliminatorias, y que todos los partidos serán así de duros”, dijo Messi después del partido. “Esperábamos que el nivel de juego fuera otra cosa, pero es normal, hacía casi un año que no jugábamos. Hay que seguir trabajando con este grupo como lo veníamos haciendo desde la Copa América del año pasado en Brasil”.

Otros partidos

Maximiliano Gómez, de Uruguay, anota el gol del triunfo 2-1 sobre Chile.

Uruguay empezó su recorrido al que sería su cuarto Mundial consecutivo con un triunfo en tiempo de descuento, y no exento de polémica, ante la Chile del colombiano Reinaldo Rueda. El VAR fue protagonista al mostrar diferentes interpretaciones en dos jugadas a simple vista similares, de contacto de la pelota con la mano dentro del área.

El árbitro paraguayo Eber Aquino pitó penalti del defensor chileno Sebastián Vegas, marcó Luis Suárez a los 39 minutos, pero omitió una sanción similar en otra mano del uruguayo Sebastián Coates, a los 37 del segundo tiempo, cuando el partido en el Centenario ya estaba 1-1 tras el tanto de Alexis Sánchez. El delantero del Valencia Maxi Gómez marcó el 2-1 para Uruguay, vencedora ante una Chile que mostró una versión superior a la que se esperaba.

Por otro lado, en Asunción, el equipo de Perú de Ricardo Gareca repitió las buenas sensaciones que había mostrado antes de la suspensión por la pandemia, cuando se clasificó a un Mundial, el de Rusia 2018, por primera vez en los últimos 36 años. El encuentro ante Paraguay se saldó con empate a dos