Messi medita su posible salida del Barcelona

El Barcelona está viviendo su peor crisis de los últimos años. El equipo azulgrana recibió la mayor paliza de su historia el pasado viernes frente al Bayern en una noche vergonzosa para los jugadores, su ya exentrenador, directiva y afición. Todos han salido tocados de la terrible noche de Lisboa y el club está empezando a tomar sus primeras decisiones. Setién ha sido cesado como técnico, Koeman será el nuevo entrenador y Abidal ha decidido dejar el club.

Sin embargo, el que tiene en vilo a toda la afición azulgrana es Leo Messi. Todos pudieron ver las imágenes del futbolista argentino abatido ya en el descanso del encuentro y evidentemente también a la finalización del partido. En el vestuario ya no hubo más reproches. Todo estaba dicho y el resultado fue esa humillante derrota frente al cuadro alemán.

Leo está meditando seriamente sobre su futuro. No es la primera vez que una derrota dolorosa provoca en el argentino un periodo de reflexión. Le ha sucedido en el Barcelona y también en la selección argentina. Ahora es el momento de callar porque precisamente después de una derrota con su selección dijo que no volvería y al final se echó para atrás cuando recapacitó sobre el tema.Es posible que si a la conclusión del partido del pasado viernes le hubieran puesto un micrófono, se habría pronunciado en términos similares.

Por eso lo mejor ahora es callar y esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos. Leo está siguiendo atentamente todo lo que está sucediendo en el club y los pasos que está dando la Directiva. Y mientras tanto, le da vueltas a su futuro antes de tomar una decisión.En este momento no se puede descartar nada. Leo tiene contrato en vigor hasta junio de 2021. Hace unos meses renunció a la cláusula por la cual podía rescindir su contrato alargando su compromiso un año más. Pero al final de la temporada queda libre. También renunció hace unas semanas a seguir hablando de su renovación. Se produjeron unos primeros contactos en los que se establecieron las bases de ese futuro contrato. Firmaría por dos años, con una cláusula liberatoria al final de la primera campaña para rescindir su contrato si lo considera oportuno. En cuanto a la ficha, seguiría ganando lo mismo por temporada sin que se produjera ningún aumento de sueldo.

Salida inmediata Ahora Messi baraja tres escenarios.

El primero de ellos es el de dejar el club de manera inmediata. Es consciente del momento que vive el equipo y que necesita una reforma urgente. Y las reformas no dan títulos de manera inmediata. El proceso es largo y mientras que en LaLiga el Barcelona seguirá siendo poderoso, en Europa difícilmente tendrá opciones de ganar. Y Leo, que el pasado mes de junio cumplió 33 años, no anda sobrado de tiempo.

Porque no ganar títulos a nivel colectivo conlleva no conseguir logros individuales. Messi no será este año The Best y difícilmente podrá optar a ganarlo el próximo año al igual que el Balón de Oro. Leo sabe que si recala ahora en un equipo ya formado, tendrá opciones de conseguir títulos. Y sabe que hay dos grandes clubes que le recibirían con los brazos abiertos y que están en condiciones de asumir el coste de la operación Messi: el PSG y el Manchester City.

Las razones del PSG

Cada uno de ellos tiene su argumento particular para seducir a Leo. El equipo francés tiene a Neymar, gran amigo del argentino y con el que le encantaría jugar de nuevo. De hecho, no se ha cansado de repetir a Bartomeu que lo fichara para el Barcelona porque el equipo necesita jugadores desequilibrantes como el brasileño. Ellos dos más Mbappé formarían una delantera de ensueño. Sin duda, un aliciente para Leo.

Las razones del Manchester City

Pero el City también esgrime sus argumentos. El principal es la presencia de Pep Guardiola en el banquillo. A Leo también le gustaría ponerse a sus órdenes de nuevo. No se puede olvidar que los mejores momentos de la carrera de Messi se han vivido con Pep como entrenador. Y en la plantilla del City está también uno de sus mejores amigos como es el Kun Agüero. Dos argumentos importantes. También se ha hablado del Inter, pero no es un lugar que seduzca especialmente a Leo.Los otros dos escenarios que baraja es cumplir su contrato e irse el próximo mes de junio o renovar por dos años. Para ello será muy importante la conversación que mantendrá con Koeman. Para el holandés Leo es pieza básica de su proyecto. Y esto Bartomeu ya se lo ha dicho al padre del jugador. Si Koeman le convence seguirá en Can Barça e incluso podría renovar su contrato. Se sabrá en breve.