Miami remata a los Bucks y evoca su ciclo triunfal con LeBron en la final del Este

Giannis Antetokounmpo, el MVP de la pasada temporada y aspirante a repetir en la presente en competencia con James Harden y LeBron James, deberá seguir esperando para alcanzar su gran sueño, el anillo de la NBA. El jugador griego, de 25 años, lesionado en el tobillo derecho, tuvo que resignarse a observar desde la banda la derrota (94-103) de sus Bucks ante Miami Heat, que consumó su clasificación para la final de la Conferencia Este.

Milwaukee, el mejor equipo en la fase regular del campeonato con 56 triunfos y 17 derrotas, no pudo certificar su papel de favorito en la serie ante Miami, quinto en la Conferencia Este en la fase regular. Los Heat regresan a la final de la Conferencia por primera vez desde 2014, cuando perdieron la final ante los Spurs y cerraron el ciclo de cuatro años con dos títulos y dos finales con el big three formado por LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh.

Los Heat consumaron la eliminación de los Bucks con una actuación de conjunto en la que todos aportaron de manera muy solidaria. Butler, con 17 puntos, 10 rebotes y 6 asistencias, compartió el papel más relevante con el base esloveno Goran Dragic, autor también de 17 puntos. Pero la clave gracias a la que Miami remontó una desventaja que llegó a ser de 13 puntos fue la aportación de otros hombres como Adebayo, con 13 puntos y 6 rebotes, y Crowder, con 16 puntos y una buena defensa sobre Khris Middleton, en la que también le ayudó Iguodala. Y además, el escolta novato Tyler Herro, de 20 años, se mantuvo en su prometedor nivel de juego y sumó 14 puntos, 8 rebotes y 6 asistencias.

Los Bucks pugnaron hasta el final. Pero, sin Antetokounmpo, le faltaron muchos recursos. Khris Middleton fue su faro en ataque, con 23 puntos, 7 rebotes y 6 asistencias, pero acabó agotado tras haber acaparado el juego durante los 42 minutos que estuvo en la cancha y además fue eliminado por faltas. Brook Lopez le respaldó con 15 puntos y 14 rebotes. Y DiVincenzo, titular en ausencia de Giannis, aportó 17 puntos. Sin embargo, los reservas de los Bucks estuvieron a un nivel muy inferior, con solo dos puntos de George Hill y solo tres de Korver y Connaughton. Ello, unido al flojo partido de Bledsoe, con 9 puntos y un 2 de 12 en tiros de campo, acabó condenando a los Bucks, que llegaron sin opciones al final del encuentro.

Los Bucks, finalistas de Conferencia la pasada temporada, dan un paso atrás y tendrán que seguir esperando para repetir el único título que alcanzaron en 1971 gracias a los legendarios Kareem Abdul-Jabbar y Oscar Robertson. En 1974 también llegaron a la final, pero la perdieron ante los Celtics. Desde entonces, los Bucks no han vuelto a disputar la final. Y ahora, además, se abre para ellos un periodo de incertidumbre porque Antetokounmpo concluye su contrato en 2021.

LeBron James supera plusmarcas cada dos por tres. Esta vez, con otra extraordinaria actuación, ayudó a los Lakers a doblegar a los Houston Rockets (102-112) y a situarse por delante, 2-1, en la semifinal del Oeste. Fue la victoria número 162 de LeBron en los playoffs. Nadie ha acumulado tantos triunfos en las eliminatorias por el título. Dejó atrás los 161 triunfos que situaban a Derek Fisher al frente de esa clasificación. LeBron marcó una vez más la diferencia con 36 puntos, 7 rebotes, 6 asistencias y 4 tapones.

“Es un récord con el que nunca había soñado. No llegué a la Liga pensando en eso, sino en formar parte en ser un jugador ganador en un equipo ganador. Gracias a mis compañeros así fue en Cleveland, en Miami y ahora en los Lakers”, explicó Lebron. Su entrenador, Frank Vogel, le elogió: “Nadie impacta más en las victorias que LeBron James. Así es esta temporada y por eso debería el MVP y probablemente sea igual en la historia de la Liga. Nadie influye más que él en el juego. La estadística es solo un indicativo”.

El 23 de los Lakers formó una dupla determinante con Anthony Davis, autor de 26 puntos, 15 rebotes y 6 asistencias. Y Rajon Rondo, con 21 puntos y 9 asistencias, completó el trío que permitió al equipo angelino remontar la ventaja de seis puntos que llegó a obtener Houston en la primera parte. Russell Westbrook, con 30 puntos, 8 rebotes y 6 asistencias, y James Harden, con 33 puntos, 9 rebotes y 9 asistencias, llevaron el peso en el juego de los Rockets, con Jeff Green, con 16 puntos, como tercer actor principal.