Trabajadores municipales denuncian falta de combustible en camiones de basura de la alcaldía de San Salvador

Este jueves, la flota de camiones compactadores, que recolectan más de 700 toneladas de basura no han salido a laborar por la falta del suministro.

A primeras horas de este jueves 25 de marzo, trabajadores municipales de la Dirección de Desechos Sólidos de la Alcaldía de San Salvador, en conjunto con la Asociación de Trabajadores Municipales (ASTRAM), se manifestaron y bloquearon el paso vehicular de la calle 5 de Noviembre, frente a la base de recolección de desechos de la alcaldía de San Salvador.

Los trabajadores denuncian la falta de combustible para los camiones de basura por parte de la administración de la comuna capitalina, y aseguran que de hace más de una semana han venido suspendiendo el suministro para que ellos puedan desarrollar su trabajo.


El secretario de organización de ASTRAM, Adolfo Ramos, señaló que la concentración fue en razón de la irresponsabilidad del alcalde Ernesto Muyshondt, al no abastecer a los camiones de combustible, como estrategia para potenciar a la empresa privada (ATESSA) que ha contratado para recolectar los desechos.

«No abastecer a los camiones de combustible, para potenciar a la empresa colombiana y que entren con su transporte, es una estrategia en el tema de la privatización», expresó Ramos.

Además, el secretario de ASTRAM explicó que no es responsabilidad ni falta de voluntad de los trabajadores si los capitalinos perciben un mal servicio, «la irresponsabilidad es del alcalde Ernesto Muyshondt al no proveer el combustible», reiteró.

Este jueves, la flota de camiones compactadores, que recolectan más de 700 toneladas de basura no han salido a laborar por la falta del suministro.

Uno de los empleados confirmó que hace más de una semana no hay combustible para los camiones, y que han podido trabajar algunos días con lo que quedó en la reserva de gasolina. Además, denunció que no poseen las herramientas necesarias para desarrollar de forma óptima su trabajo, «no tenemos palas, no tenemos lonas, ni bolsas, las llantas de los camiones andan alambres. La privatización de servicios atenta contra la plaza de cada uno de nosotros», expresó.

Para Ramos, la acción podría tener un impacto directo con los trabajadores, y temen que haya despidos de trabajadores del área de recolección debido a la privatización del servicio, «si nosotros permitimos la privatización, que haya esta concesión de los servicios municipales, van a haber miles de despidos, para meter trabajadores de la empresa colombiana». El miembro de ASTRAM subrayó el hecho de que hay una dualidad en la prestación de servicios, por un lado los trabajadores municipales y por otro empleados de la empresa privada.

Fuente: Diario El Salvador