Yuri Rodríguez, Un sexto lugar para cerrar el mundial

No todos los días se logra ver a un fisicoculturista participando, con éxito, en tres categorías distintas dentro de un mismo evento. Y el salvadoreño Yuri Rodríguez lo hizo.

En realidad, buscaba participar en cuatro, pero una mezcla de inconvenientes (pérdida de un vuelo y del equipaje, más la falta de un sauna) le imposibilitaron competir en games classic bodybuilding más de 175 centímetros, la misma categoría en la que el año pasado, en Emiratos Árabes Unidos, logró el subcampeonato mundial.

Yuri reconoce que se deprimió un poco, pero no se amilanó. Venía a Santa Susana, Barcelona, al Campeonato Mundial de Fisicoculturismo, al filo de la navaja. Y no se cortó. “Brother, venía mejor preparado que nunca. De verdad que iba a pelear por el oro. Pero por algo pasan las cosas”, dijo después de quedar fuera de esa categoría. Sin embargo, esa misma preparación que traía le permitió inscribirse en otras tres pruebas: men´s classic bodybuilding hasta 180 centímetros, men´s bodybuilding hasta 85 kilogramos y men´s classic physique más de 175 centímetros.

En la primera, el viernes pasado, terminó quinto. “Era un categoría por talla, y aunque un quinto lugar a nivel mundial no es poca cosa, siento que podía hacer más. Pode ubicarme en un mejor lugar”, reconoció el atleta salvadoreño, quien no soltó la dieta, continuó en deshidratación y trabajó al máximo la parte psicológica para el examen del día siguiente.

Y es que la prueba del sábado, la men´s bodybuilding hasta 85 kilogramos, ya era por peso.

Y ahí, en el papel, Yuri entraba en desventaja, ya que era el más alto, pero no el más pesado. Era, en teoría, en la que menos posibilidades tenía de brillar, ya que sus rivales eran más bajos y quizás más fornidos. Eso sí: no tan estilizados como el salvadoreño, quien ya había cargado carbohidratos, calentó y apretó todos los músculos de su cuerpo como nunca antes lo había hecho, para quedarse con un segundo lugar mundial que supo a gloria, a reivindicación.

Yuri perfectamente pudo haber parado ahí. Ya había cumplido la tarea. Pero, aprovechando el empujón anímico tras revalidar su subcampeonato del mundo (aunque en una categoría distinta), se subió de nueva cuenta a la tarima para participar en men´s classic physique más de 175 centímetros.

Esta categoría es, relativamente, reciente en los eventos mundiales de fisicoculturismo y trata de evocar la época en la que Arnold Schwarzenegger hacía de las suyas en este deporte. De ahí que los participantes ya no luzcan la truza (tipo bikini), sino más bien un short, siempre ajustado, pero más conservador. Algunas poses desaparecen y otras se adhieren a la rutina, incluyendo el vaciado abdominal. Y a pesar de que era la primera vez que Yuri competía en esta categoría, logró clasificar a las finales y se coló entre los mejores seis del planeta.

“Me siento contento y orgulloso. Nunca había competido en pruebas múltiples. Esto es el equivalente a que hubiéramos venido cuatro atletas: el primero no se pudo inscribir, el segundo quedó quinto, el tercero fue medalla de plata y el cuarto terminó en sexto lugar. Es una experiencia nueva y enriquecedora”, reflexionó el atleta, quien saldrá de Barcelona el martes, para llegar al día siguiente a El Salvador.